Foto 1 de 14   |

Warner

Ficha de Warner

en adopción Reservado
  • Nombre: Warner
  • Clase Perro
  • Desde 25-3-2019
  • Sexo Macho 
  • Edad 5 años y 11 meses 
  • fecha de nacimiento 6/2013 
  • Raza Única 
  • Tamaño Grande 
  • Localidad Lleida  (Lleida)
  • ID 1074 

Salud

WARNER NECESITA PIENSO RENAL WARNER, el macho blanco y negro, que fue acogido hace muy poco por la protectora junto con su compañera Honey, tras días, meses y años siendo de alguien pero sin realmente serlo, necesita todos esos cuidados que hasta ahora nadie le había dado. Porque no solo llegó con heridas en los ojos, sino que su delgadez nos hacía sospechar que pudiese tener leishmania, y efectivamente, positivo, y para más INRI el riñón tocado. Ingresado directamente con fluidoterapia, alopurinol y ya veremos si se podrá tratar con Glucantime. Hacemos todo lo que está en nuestra mano, y pedimos vuestra ayuda y colaboración. Lo más URGENTE, disponer del suficiente PIENSO RENAL para poder darle a WARNER como mínimo durante dos meses, para que poco a poco pueda sanar. Este tipo de pienso se vende en el VETERINARIO y algunas tiendas especializadas. Os agradeceriamos que pudieseis acercarlo a la protectora.  

Descripción

LOS PERROS QUE NO ERAN DE NADIE Y NOS PONÍAN EN PELIGRO A TODOS

Todos hemos visto a estos perros vagar por las inmediaciones de la curva del Wala. Todos hemos parado más de una vez para intentar cogerlos. Todos hemos llamado a la Guardia Urbana para alertar del peligro. Todos sabíamos que eran de los habitantes de la casa azul. Todos sentíamos rabia e impotencia al no poder hacer nada. Puede que esto último sea cuestionado por salvadores y rescatadores que hablan protegidos por una pantalla, pero lo cierto es que cuando unos animales tienen propietario, y éste vive a pocos metros de la protectora, no es tan sencillo, ni es para tomarse la justicia por la mano.

A pesar de todo y de todos los intentos, los perros seguían campando a sus anchas por la zona, cruzando la carretera de un lado a otro, poniendo en peligro su vida y la de los ciudadanos que transitamos por esa zona, mientras sus supuestos “dueños” no hacían nada para evitarlo, y visto lo visto tampoco era de interés de quien debe velar por la seguridad ciudadana y la de los animales que vagan libremente por nuestro término municipal.

El detonante para que acabasen en la protectora fue la desesperación que de vez en cuando se apodera de nuestros voluntarios, y después de entonar un PROU, toman la firme decisión de actuar, sabiendo que su única autoridad es la moral y asumiendo que los perros son de un particular y que cuando no están libres, están en un recinto privado.

LOS HECHOS
‪El viernes por la tarde, una voluntaria subía hacia la protectora, cuando tuvo que parar el coche en el arcén al ver al perro blanco y negro parado literalmente en medido de la carretera, estaba como aturdido(más adelante entenderéis el motivo). Había una fila de coches esperando a que se moviese e incluso había personas que se habían bajado para intentar cogerlos o al menos ahuyentarlos del peligro.‬
Con el corazón en un puño, un par de personas deciden llamar a la Guardia Urbana, ésta avisa a La Canera, y éstos supuestamente se pasaron por la zona, pero claro, LOS PERROS SE MUEVEN (eso dijeron) y si no están allí esperando con un cartel que diga: SOY UN PERRO, ESTOY EN PELIGRO, NO TENGO CHIP, PUEDES RESCATARME, pues parece que no se puede hacer nada.

Un par de voluntarias después de gestionar tareas de la protectora, decidieron pasar por la zona para ver cómo estaba la situación, y al no verlos, fueron directas y sin dilaciones a la casa de sus propietarios para hablar con ellos (no era la primera vez), ponerles al día de la situación, informarles de su responsabilidad civil en el caso de que provocasen un accidente, y para intentar convencerles de qué si no eran responsables de los animales, lo mejor es que los cediesen a la protectora.

Después de varios dimes y diretes, en los que imperaba el clásico: “no si los perros no son míos, yo los recogí, pero no son míos”, al final ambas partes acordaron que los animales vendrían a la protectora, después de advertir seria e intensamente que no podían, ni debían volver a tener perros ni gatos (ya se verá).

Honey, la hembra canela, tiene las mamás colgando y totalmente deformadas. Habrá parido en cada celo, y mejor que no sepamos lo que les ha pasado a sus pequeños, su último parto fue hace un par de meses.

Warner, el macho blanco y negro, tiene heridas alrededor de los ojos, eso sumado a su delgadez nos hacía sospechar que pudiese tener leishmania, y efectivamente, positivo, y para más INRI el riñón tocado. Ingresado directamente con fluidoterapia, alopurinol y ya veremos si se podrá tratar con Glucantime.

¿Y AHORA QUÉ?
Pues lo de siempre. Tendremos que curar las heridas de su cuerpo y de su alma. Irán al veterinario cueste lo que cueste, los vacunaremos, los dignificaremos identificándolos con el chip obligatorio, los castraremos/esterilizaremos para luchar contra el abandono, y sobre todo les daremos un techo, aunque tenga goteras, una cama, aunque sea con mantas donadas y sobre un suelo de cemento oxidado de tanto fregar, y rebuscaremos en el barracón del pienso buscando esos saquitos pijos que de vez en cuando nos dan, y los embutiremos como chorizos con las latas que nos mandan las alemanas.

Aunque el principal objetivo es buscarles una familia que los quiera, los RESPETE y atienda sus necesidades fisiológicas y afectivas.

REFLEXIONES SOBRE LA “PROPIEDAD” DE LOS ANIMALES
Muchas veces nos escriben personas diciendo que hace tiempo recogieron un animal, y que ahora no pueden hacerse cargo porque además no es suyo.
Principio muy simple: Vas por la calle, ves un billete de 50€, miras a los lados, no ves a nadie, lo coges y lo guardas en el bolsillo. ¿De quién es el billete? TUYO.
Ahora apliquémoslo a un perro o un gato. Vas por la misma calle del billete, ves un perro, lo recoges, lo llevas a tu casa, convives con él un tiempo y le pones hasta un nombre. ¿De quién es el perro? TUYO.

O somos responsables o somos IRRESPONSABLES, no hay término medio.

LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA
Si la media Lleida que vive o transita por la parte de la ciudad en la que a menudo TODOS veíamos a Honey y Warner (tienen nombre, son nuestros) llamó en repetidas ocasiones a la Guardia Urbana y ésta a su vez a La Canera, cómo puede ser que los perros pasasen tanto tiempo campando a sus anchas, y por qué no llevan el CHIP OBLIGATORIO.

Supongo que no hace falta que respondamos, ¿verdad?

DESEOS
Ojalá no pasen a formar parte de la lista de perros adultos de los que todos se compadecen, pero a los que nadie está dispuesto a darles una oportunidad. Son buenos, agradecidos y tienen unas ganas enormes de saborear las cosas buenas de la vida. Ya no quieren correr, ni huir, ni mendigar, ni sentir miedo, ni soledad, NI MISERIA.

Si te gusta y te importa lo que hacemos: ADOPTA, ACOGE, HAZTE VOLUNTARIO, COLABORA.

Relacionados con Warner



Contactar por Warner

Solicitud de contacto para Warner

Ingrese el contenido de la imagen