Foto 1 de 8 Anterior  | Siguiente

Truhán

Ficha de Truhán

en adopción
Clase
Perro
Nombre:
Truhán
Desde
2-7-2018
Sexo
Macho 
Edad
9 años y 1 mes  
fecha de nacimiento
6/2009 
Raza
Bretón  
Tamaño
Mediano 
Localidad
Lleida  (Lleida)
ID
769 
Descripción
“CAMA CALIENTE/FRESQUITA” PARA TRUHÁN

Truhán apareció vagando por un pueblo cercano, y aunque presentaba síntomas evidentes de abandono, por pura rutina y protocolo se le pasó el lector de chip, con resultado positivo.

Poco duró nuestra alegría, el chip estaba dado de alta en otra comunidad y el teléfono de contacto que ponían no existía. Lo anunciamos y como evidentemente nadie lo ha reclamado, pasados los días reglamentarios lo publicamos para darlo en adopción.

A veces queremos evitar caer en los tópicos, pero la realidad siempre nos da la bofetada que necesitamos para darnos cuenta de que son tópicos por algo, y aunque podría no haber sido así, el pobre Truhán es un desecho de caza sin ningún tipo de duda.

Es un bretón de 9 años que lleva chip porque su dueño lo debía llevar de coto en coto, y claro, da igual que el animal esté hecho una caca, lo importante es que los papeles estén en regla. Quién va a comprobar si el chip está dado de alta o no, o si los datos que figuran en él están actualizados. Así es, así funciona.

Si todo lo anterior nos daba pistas, lo que viene ahora es una evidencia irrebatible. Truhán tiene el cuerpo salpicado de perdigones, esos que se dispersan después de un disparo y se quedan en el monte, o en el cuerpo de los pobres perros, esos a los que los cazadores dicen que quieren tanto. Lo supimos porque el animal llevaba un bulto en el cuello del tamaño de una manzana, bulto, que resultó ser una infección provocada por un “inofensivo” perdigón, y que de no tratarse hubiese acabado con su vida (ver radiografía).

Y ahora que alguien diga que la caza es un deporte y una actividad cinegética y no sé cuántas lindezas más. O es que acaso los lanzadores de jabalina se la clavan en los…ya sabéis.

¡Pobre Truhán!
Seguramente toda la vida sirviendo a su dueño para acabar así. Viejo, solo y abandonado.

Le operamos, hubo que ponerle un drenaje pero se le infectó y estuvo varios días ingresado.

Dada su edad entra directamente en el programa de Cama Fresquita, y su adopción no comporta más gasto que el coste de cambio de nombre del chip.

Es un cielo, y después de haber vivido “en una guerra” constante, merece una jubilación tranquila, cómoda y con todas las atenciones.

PDF

Contactar por Truhán

Solicitud de contacto para Truhán

Ingrese el contenido de la imagen